Esta primera entrada está dedicada a mis amigos, con quienes realicé este viaje: Tefa, Joha y Sebas.

Salento es un pueblito, ubicado en el Quindío, que tiene un gran atractivo turistico, por su calle real, que es como la calle principal del pueblo, y el Valle del Cocora, en donde se encuentra una gran población de palma de cera, árbol nacional colombiano.

Para llegar a Salento, desde Ibagué, e incluso, desde cualquier ciudad de Colombia, por transporte público, se debe llegar al terminal de Armenia, y allí preguntar donde salen los buses que van hacia Salento. Una vez ubiques el lugar donde despachan estos buses, puedes tomarlo y mas adelante te piden el costo del transporte (para febrero del 2018, el valor era de $5.000 COP). El bus te lleva hasta la entrada del pueblo (en donde muy amablemente jajaja, en este viaje nos pegaron un grito donde decían “bueno!, los de Salento!” jaja y todos como regañados nos bajamos del bus, y unos chicos extranjeros no comprendían el alboroto) . De allí puedes dirigirte a cualquier posada, los precios oscilan entre $30.000 y $200.000 la noche.

En esta ocasión, nosotros nos quedamos en El Luciernaga, un lindo hostal, en donde tienen habitaciones para pareja, 4, 6 o mas personas. Ofrecen servicio de restaurante, y en las noches realizan actividades de música en vivo. Aquí les comparto el Link: http://www.luciernaga.com.co/en/

Al otro día, nos dirigimos al Valle del Cocora, para llegar allí, se toma un Jeep desde la plaza principal (donde encuentras un chocolate con masmelo espectacular). El Jeep te lleva hasta el parqueadero del Cocora, y el costo de este servicio es de $4.500 COP (en febrero de 2018). Allí puedes iniciar tu caminata por el valle del cocora, ya sea a pie, o alquilar un caballo, el cual, dependiendo del destino, tiene diferentes costos.

Si necesitas mas información, no dudes en escribirme.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *